La ilustradora del 'New York Times' que vive en Gràcia - Ilustración Web

Diseño gráfico, Ilustración y Diseño web

La ilustradora del ‘New York Times’ que vive en Gràcia

María Corte (Barcelona, 1983) recuerda perfectamente el momento en qué recibió la llamada que cambiaría su carrera. Era un jueves del 2011 y ella estaba comprando ropa en una tienda. Hacía poco que una agencia norteamericana de ilustradores había contactado con ella. Un golpe de suerte: había participado pagando 60 euros, la única vez que lo ha hecho, en un concurso de ilustración que organizaba la agencia y, a pesar de no quedar entre los veinte primeros seleccionados, se quedaron su book y decidieron darle una oportunidad. De aquello hacía unas semanas cuando el móvil sonó en la tienda de ropa y Corte recibió dos encargos inesperados: una ilustración para el New York Times y otra para la BBC. De poco que no tiene un ataque de corazón.
“Tenía sólo dos días para hacer la ilustración del New York Times y me vino un sudor frío y muchísimo miedo -recuerda-. Todavía no sabía como funcionaba el proceso: cuántos esbozos querían, qué nivel de acabado… Tampoco ayuda que la comunicación no sea en tu idioma”. El currículum de Corte en aquel momento no era nada del otro jueves: estudios a Massana, un premio del Injuve, algún dibujo para el Instituto de Educación, pequeños trabajos para conocidos y una pila de trabajos personales. Se había hecho un tip de enviar e-mails a diarios y editoriales, pero sin éxito. Aun así, el encargo del New York Times, una ilustración sobre turismo gastronómico, fue aceptado a la primera y el artículo cuelga ahora enmarcado a su estudio del barrio de Gràcia.

Fue el punto de inflexión de su carrera, el primero de muchos encargos que llegarían después de publicaciones muy importantes: The Washington Post, The Wall Street Journal, Corriere della Sera, The Times, Playboy… Una lista agobiante en la cual destaca la ausencia de medios nacionales. En Cataluña su nombre no es conocido y casi no recibe encargos. “ Hago pocas cosas aquí, representan menos del 5% de mi facturación -dice-. Además, aquí se paga poquíssim y es imposible vivir de la ilustración. Cualquier portada de un diario europeo o americano se paga cinco o diez veces mejor. Hay una tradición de ilustración diferente y unos directores de arte más exigentes y especializados en ilustración, que valoran más nuestro trabajo”.


Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *